Saltar al contenido

Consejos de Seguridad cuando Secas la Ropa Dentro de Casa

✅ consejos cuando secas la ropa dentro de casa

Muchas veces no hay alternativa que secar la ropa dentro de casa o de tu departamento, ya sea porque no tienes acceso a una terraza o un balcón, o tu espacio es pequeño. Sin embargo, hay que tener en cuenta ciertos factores o riesgos ocultos, que debes considerar, para así cuidar de la salud de tu familia y la tuya en estas ocasiones.

Cuando sacas la ropa húmeda de la lavadora, esta puede tener consigo mucha “agua acumulada” dentro de sí. Al ponerla a secar dentro, esa agua circula en la habitación y contribuirá a que aumente la humedad de la misma. Esa humedad a su vez provoca una mayor proliferación de hongos y moho, generando problemas de salud para toda la familia, sobre todo en personas de mayor riesgo, como los niños o de avanzada edad. Y esto también ha quedado plasmado en estudios como el de la Asociación de Asma de Irlanda.

Sin embargo, para todo hay solución, y si no tienes otra alternativa que secar la ropa dentro de casa, aquí te dejamos algunos consejos útiles, para cuidar la salud de toda la familia y de tus estancias.

✅ Sugerencias y Consejos de Seguridad importantes

  • Evita áreas comunes o de uso frecuente de tu familia. Si hasta ahora usabas el dormitorio, sala de estar o cualquier estancia donde tus hijos o tu pasan mucho tiempo, ya puedes dejar de hacer eso. Lo recomendable es tender la ropa en zonas aisladas, y teniendo en cuenta las sugerencias que verás a continuación.
  • Coloca la ropa en espacio secos, como la cocina, para que la humedad de la ropa no se acumule en exceso.
  • Verifica que el área donde colocas la ropa esté bien ventilada, esto ayuda a que la humedad no se acumule.
  • Si fuera posible, deja el tendedero o la ropa a los rayos del sol, ya sea junto a una ventana o espacio libre. Además, si hay ventana, puedes abrirla para contribuir a la ventilación.
  • Puedes usar los aparatos humidificadores, que ayudan mucho en el proceso de secado de la ropa.
  • Lava y seca la ropa por las mañanas. Y esto es mucho mejor si todos salen de casa a realizar sus labores, ya que mientras no estén la ropa secará y la humedad se evaporará. Pero, además, es preferible en el día, para que en ese proceso seque la ropa.

Evita en lo posible hacer la colada por las noches, ya que al poner dentro de casa la ropa, invitas a que la humedad se acumule, afectando mucho más aún las vidas respiratorias. Y, por otro lado, las noches, al ser más frías, dejan que la humedad sea más intensa.

  • Lava más frecuentemente y en menores cantidades. Si ves que tienes poco espacio, no dejes que se te cumule mucha ropa, para que así no tengas que amontonarla alargando el tiempo de secado. En menores cantidades, podrás tender la ropa en menor espacio, y a su vez secará más rápido.
  • Si tu lavadora tiene centrifugado, sería ideal. La función de centrifugado de una lavadora extrae la mayor cantidad de agua de las prendas, por lo que tendrá menos humedad al sacarla. Esto definitivamente es una solución efectiva cuando no hay más alternativa que secar la ropa dentro de casa.
  • No llenes tu tendedero. Y esto tiene que ver con lavar más a menudo y en menores cantidades. Tanto si tienes un tendedero plegable, extensible o retráctil, o de cualquier otro tipo, trata de colgar las prendas con cierta distancia entre ellas y no todo amontonadas, para que así la humedad circule y puedan secar más rápido.